¿Cómo aprendimos a ser hombres?; Taller impartido por Rosario y Canuto

¿Cómo aprendimos a ser hombres?, con esta pregunta comenzaba la sesión de Rosario y Canuto, integrantes de la “Red de hombres por las nuevas masculinidades”, a un grupo de hombres, el cual se realizó en la comunidad de las Tazas, Ocosingo, Chiapas, el pasado 6 octubre del 2020.

Rosario y Canuto facilitaron su primer taller a un total de 8 hombres de edades entre 15 y 41 años, se encontraba con ellos el psicólogo Guillermo Salazar, asesor en el tema de nuevas masculinidades, quien de vez en vez, apoyo respondiendo dudas de los participantes sobre el tema.

Esta sesión es el inicio de una serie de talleres que están comenzando a realizar los integrantes de la red, en varias comunidades del municipio de ocosingo chiapas.

Los hombres que asistieron a la convocatoria realizada por los compañeros integrantes de la red, tuvieron mucha participación en el tema, cada uno de ellos contando su historia de vida. Durante el avance de la sesión entre el intercambios de ideas, aceptan que el ser machista es un problema de los hombres, que padecen las mujeres, teniendo en cuenta que si ellos son parte del problema en la familia, también pueden ser parte de la solución.

Señalaron que frecuentemente se aprende a “ser hombres”, por la influencia de los padres y amigos; platicaron cómo fue el inició de su educación y que desde ahí aprendieron/se enseñaron a ser hombres y en ello lo que les correspondía ser y hacer. Reconocieron que necesitan salir de las viejas ideas de lo que significa ser hombres, sobre todo porque los padres son el modelo más convincente a los ojos de sus hijos e hijas acerca de cómo son los hombres en las relaciones de pareja, el quehacer de la casa y el cuidado de los hijos e hijas.

En la reflexión asumieron la parte de la carga que les corresponde en un reparto equitativo con las mujeres para la construcción de una sociedad más igualitaria, finalmente llegando a la conclusión de que una nueva masculinidad debe ser más justa y equitativa, ser más sensibles y afectivos.

Señalaron que les gustó el tema y con entusiasmo dijeron que van a invitar a otras sesiones a familiares, amigos, vecinos de su comunidad de tal manera que juntos se revise y se hagan acciones más amplias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *