Día Internacional de los Derechos Humanos

Cada 10 de diciembre se conmemora el Día Internacional de los Derechos Humanos.

Esta celebración tiene sus orígenes a raíz del término de la Segunda Guerra Mundial, acontecimiento que dejaría en condiciones devastadas a las naciones, la muerte de millones de personas a raíz de los conflictos armados, la pérdida de hogares y la hambruna eran los escenarios predominantes en aquel tiempo. El mundo exigía una era de paz y la creación de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) fue el primer paso para lograrlo; 51 países se comprometieron a no permitir más atrocidades generadas por conflictos bélicos firmando la Carta de las Naciones Unidas. Posteriormente se adicionaría una hoja de ruta que sería conocida como la Declaración Universal de los Derechos Humanos adoptada por la Asamblea General el 10 de diciembre de 1948.

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

Articulo 1 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

La definición de derechos humanos conocida a nivel internacional dice que son derechos inherentes a todos los seres humanos, sin distinción alguna de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, lengua, religión o cualquier otra condición.

En nuestro país las constantes violaciones a los derechos humanos son noticia de todos los días, en los últimos años las cifras de desapariciones, desapariciones forzadas, feminicidios y violencia de género, ejecuciones extrajudiciales y tortura se han agravado. Las y los mexicanos vivimos en un contexto de violencia generalizada, crimen organizado, pobreza, exclusión social, tráfico de drogas y de personas y también predomina la corrupción, la falta de acceso a la justicia y la impunidad.

Ante estas adversidades, Xilotl ha mantenido un profundo compromiso por la defensa de los derechos humanos y colectivos en las comunidades del sureste del país, trabajamos con grupos campesinos e indígenas, promotores y sectores populares pobres y vulnerables para la gestión de procesos que promuevan la exigibilidad de los derechos a fin de garantizar una mejor relación entre los sectores de la sociedad y el Estado mediante la formación de sujetos activos de promoción y defensa en organizaciones, comunidades y diversos ámbitos de la vida social, así como la facilitación de espacios de intercambio y reflexión de temas relacionados con los derechos asociados a la defensa de la tierra, justicia de género y participación ciudadana.

Destacamos y reconocemos el trabajo de todas y todos aquellos que en el presente y en el pasado han luchado por defender los derechos humanos, arriesgando su vida con el fin de proteger a los sectores más vulnerables y arraigados de todas las sociedades, enfrentándose a las desigualdades , al odio y a la represión del mundo actual. Lucharemos para seguir contribuyendo y ser actores participes de cambio para alcanzar una sociedad libre de violencia equitativa e igualitaria.

Bibliografía

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *